domingo, 13 de abril de 2014

Camino a la felicidad

La manera de hacer mi mundo mejor es hacerme yo mismo mejor. 
La manera de hacerme yo mejor es mejorar mi estado mental.
La manera de mejorar mi estado mental es seguir el camino espiritual. 
Los caminos espirituales son caminos mentales, y son caminos a la felicidad.

"En los últimos años, nuestro conocimiento en tecnologías modernas ha aumentado de manera considerable y, como resultado, hemos presenciado un notable progreso material. Sin embargo, la felicidad del ser humano no se ha incrementado del mismo modo. Hoy día no hay menos sufrimientos ni menos infortunios en el mundo, incluso se podría decir que ahora tenemos más problemas y hay más peligros que nunca. La felicidad y el sufrimiento son estados mentales y, por lo tanto, sus causas principales no existen fuera de la mente misma. Si queremos ser verdaderamente felices y liberarnos del sufrimientos, debemos aprender a controlar la mente." 
Budismo moderno. (Prefacio) Gueshe Kelsang Gyatso

miércoles, 9 de abril de 2014

¿POR QUÉ TENGO TANTO APEGO? - II

Entonces, ¿por qué tengo tanto apego? 
Podríamos decir que hay tres causas principales por las que tenemos taaaaanto apego.



1. No sabemos identificarlo con claridad.

2. Aunque lo podamos identificar no comprendemos de todo corazón el modo en qué nos perjudica y por lo tanto, si somos honestos, nos daremos cuenta de que por lo general no tenemos un deseo sincero de oponernos a él. Cuando sentimos apego no pensamos que es perjudicial sino beneficioso. Actúa como una droga que nos confunde y nos hace creer que produce felicidad mientras va preparándonos el sufrimiento que luego nos obliga a experimentar. 


3. Aunque logremos identificarlo y generemos el deseo de eliminarlo, luego no sabemos cómo hacerlo. 


Con sabiduría entendemos lo que hay que saber, lo que hay que abandonar, lo que hay que practicar y lo que hay que alcanzar. Con sabiduría sabremos que el apego es algo a abandonar. Si nos morimos hoy, todo aquello a lo que nos hemos apegado tanto, todo aquello por lo que hemos trabajado tan duro, será inútil. No podremos llevarnos todas estas cosas con nosotros cuando nos llegue la muerte. 
Las enseñanzas de Buda son métodos científicos con los que mejorar nuestra naturaleza y cualidades humanas por medio del desarrollo de la mente, y por supuesto, incluye métodos científicos para que podamos identificar, reducir y finalmente eliminar el apego de nuestra mente. Debemos actuar como científicos, y con sabiduría, encontrar métodos correctos, lógicos y precisos. 

Así que tenemos mucho trabajo contestando a estas preguntas. 


1. Aprender a identificarlo  ¿Qué es el apego? ¿Cómo surge? ¿Cuál es la diferencia entre apego y deseo? ¿Y la diferencia entre apego y amor?¿Qué es exactamente el apego? Veamos cómo surge el apego. Primero percibimos o recordamos un objeto contaminado y pensamos que es atractivo, luego nos fijamos en sus buenas cualidades y las exageramos. Tras haberlo hecho, lo consideramos deseable y lo deseamos. Finalmente, nuestro deseo nos une de tal manera al objeto que sentimos como si nos hubiéramos absorbido en él y estuviéramos fundidos con él. Sólo cuando se han completado todas estas etapas hemos generado apego.  Debemos distinguir entre apego y amor. El amor es una mente virtuosa que produce tranquilidad y felicidad, mientras que el apego nunca es virtuoso y es causa de sufrimiento y problemas.


Veamos cómo se puede clasificar.

Desde el punto de vista de su objeto, hay tres clases de apego: 
1. Apego a los lugares del samsara, 
2. Apego a los disfrutes del samsara, 
3. Apego a los cuerpos del samsara.

Hasta aquí un poco de base teórica. Ahora nos toca practicar y preguntarnos: ¿A qué o a quién estoy más apegado en este momento? 

Debemos aprender a identificar el apego en nuestra vida con el interés con el que procuraríamos no intoxicarnos con una sustancia venenosa. Por ejemplo, si te has enamorado de alguien, te gusta creer que realmente necesitas a esa persona para ser feliz, te gusta pasar el rato contemplando y exagerando sus buenas cualidades (quizás tú no lo notes pero los demás sí ;-) Luego empiezas a sufrir toda clase de ansiedades a cambio de la promesa de una felicidad "real" que está por venir, y pasas un montón de tiempo ensoñando, pensando que en cualquier momento te va a enviar flores o mensajes o que de verdad te está esperando, que quiere verte, o que está haciendo planes contigo.  ¿O no? 

Nos da la sensación que sin apego no podremos disfrutar de las cosas, de las personas, de los lugares... pero es mentira. Es mejor no dejarse llevar por sus alucinaciones. Es mejor aprender a identificarlo antes de que nos caiga encima una avalancha de insatisfacción, ansiedad y sensación de vacío, el dolor de tener que abandonar aquello a lo que nos hemos apegado tanto, o el dolor de que sean ellos los que nos abandonen. 


Merece la pena aprender a distinguir entre la excitación o felicidad artificial que nos ofrece el apego, y la felicidad pura que nos ofrece la paz interior. Merece la pena aprender a disfrutar de verdadera libertad mental -cero dependencias- y establecer cimientos sobre bases sólidas en nuestro corazón :-)



--------------------
Disfruta de los beneficios de la meditación. 
Clases de meditación · Conferencias gratuitas · Programas de estudio · Cursos · Retiros





martes, 8 de abril de 2014

¿POR QUÉ TENGO TANTO APEGO? - I


Las cosas buenas y la gente agradable, parece que estén "allí" de verdad, mientras yo parece que esté "aquí", tratando desesperadamente de atraerlos hacia mí, para luego intentar mantenerlos a mi lado, para que dejen de estar lejos. Con apego, nos sentimos despojados o al borde de ser despojados en cada momento. En nuestra relación con los objetos de apego nunca parece que tengamos suficiente, que lleguemos a un punto en el que por fin estamos totalmente satisfechos. Si un día nos mandan rosas y nos dicen: te quiero, somos felices por un momento, pero luego nos preguntamos por qué no lo hacen de nuevo la próxima semana, o incluso, al día siguiente. ¿Tal vez sea porque ya no nos quieren? ¡Pero nosotros lo necesitamos! Si buscamos esta tranquilidad, posiblemente nadie pueda tranquilizarnos completamente. 

El apego hace que nuestra mente sea como un yo-yo que pasa de la excitación y el nerviosismo cuando el apego es correspondido al ansia cuando no lo es. Esta dependencia nos hace actuar como idiotas para llamar la atención. El apego nos mantiene en un estado de inseguridad desesperante. Nos da control cero sobre nuestra mente.

El apego es una carga para todos. Lo ha sido desde siempre. Hemos establecido necesidades a través de nuestros propios pensamientos engañosos y a través de la atención inapropiada. Hemos regalado la llave de nuestra propia felicidad  (y ahora depende del comportamiento de los demás o de la frescura de los pastelitos).

No podemos ser felices con nuestros objetos de apego porque nos producen ansiedad y tampoco podemos ser felices sin ellos porque los echamos de menos, sentimos un enorme vacío, estamos de mal humor o nos desanimamos profundamente. El apego pone nuestra vida en suspenso. 

Mira a tu alrededor a las personas que no sufren de fuerte apego, se concentran en lo que sea que están haciendo y disfrutan sin tener que mirar el reloj febrilmente, sus smartphones cada 10 minutos esperando un signo de tranquilidad o la afirmación de su amado. Si en vez de apego, tienen amor y sabiduría, no sólo están teniendo una vida, están teniendo una buena vida, una vida feliz. Podemos llegar a reconocer que el dolor, la insatisfacción, la fragilidad o la incertidumbre que sentimos, no provienen de un amante o de la falta de un amante, de un lugar, una oferta de empleo, una  posición o de la falta de posición, sino que sólo surge del apego a todas estas cosas.  

Nuestro apego o deseo incontrolado, no solo nos lleva a actuar de forma extraña, a veces indigna, sino que además nos conduce a muchos sufrimientos futuros. Desesperadamente buscamos cumplir nuestros deseos, día tras día, semana tras semana, año tras año, y vida tras vida, pero, como el burro persiguiendo la zanahoria del palo, nunca lo conseguimos. Y mientras tanto, creamos una gran cantidad de mal karma, incluyendo el karma para seguir sintiéndonos separados de las cosas bellas.

En resumen, con apego no podemos ser felices. El apego es la causa principal de insatisfacción. Nunca provoca alegría, sólo inquietud y descontento. 

Entonces, ¿por qué tengo tanto apego? 
Por otra parte, ¿estoy haciendo algún esfuerzo por liberarme del apego? ¿De verdad quiero liberarme de él? ¿Sé cómo hacerlo? ¿Veo con claridad el modo en que me perjudica? 
..........................................................................................
Disfruta de los beneficios de la meditación
..........................................................................................
TALLER ESPECIAL PARA APRENDER A MEDITAR:  
Mindfulness para amar sin apego 
6 de mayo, de 11.00 a 18.00h. 

Con guen Rabjor
Inscripciones: https://goo.gl/hPpufe
⊙ Aprende a disfrutar de verdadera libertad mental -cero dependencias- y establecer cimientos sobre bases sólidas en tu corazón.🙂
⊙ Métodos científicos para abrir nuestro corazón a los demás y descubrir una fuente inagotable de felicidad.
⊙ Aprenderás paso a paso a introducirte en el arte de la meditación.
⊙ Cómo distinguir entre la excitación o felicidad artificial que nos ofrece el apego, y la felicidad pura que nos ofrecen el amor puro y la paz interior.
➥ Lugar: Centro de Meditación Kadampa de Barcelona. C/ Girona 102, Barcelona (Metro: Verdaguer o Girona)
✎ Más información e inscripciones: http://www.meditarabcn.org/cursos/barcelona/aprender-meditar/
 938 358 077

www.meditarabcn.org






miércoles, 2 de abril de 2014

MEDITO PORQUE....¡ME GUSTA!

Hay muchas razones por las que, desde hace unos años hasta ahora, los occidentales nos estamos aficionando a la meditación. Al ir practicando, hemos ido descubriendo cambios positivos en nuestras emociones, estados de ánimo, reacciones ante las cosas que nos pasan, relaciones con los demás, bienestar.. y un largo etcétera que nos ha llevado a hacer de la meditación una práctica diaria, nos hemos convencido que meditar nos ayuda, sana nuestro cuerpo y mente, nos da paz interior y, en una palabra, nos gusta hacerlo.



COMPROBADO POR LOS CIENTÍFICOS, que meditar mejora la salud y el comportamiento social. En el mundo incrédulo que estamos viviendo, todo tiene que estar comprobado científicamente. Hasta la meditación, que es una acción mental y que busca la paz interior y el desarrollo espiritual, ha de ser sometido a investigación para saber si es buena o mala. Durante siglos millones de personas han experimentado estos efectos sanadores como beneficios que consideran secundarios porque en realidad, el mayor beneficio es la capacidad de controlar la mente para mantenerla en un estado de felicidad permanente... 

¿Y qué nos dicen los científicos, cuáles son los resultados de los chequeos?

MEDITAR, FUENTE DE SALUD. Se ha comprobado que la meditación diaria de 20 minutos incrementa la zona cerebral de las ondas gam-ma relacionadas con la consciencia y la percepción. Los meditadores son capaces de modular la sensibilidad al dolor, aumenta su área del hipocampo, fundamental para el aprendizaje. También tienen la telomerasa más alta que otras personas que no meditan, lo que es bueno contra el envejecimiento y, por si fuera poco, refuerza un 30% el sistema inmune.

La meditación también reduce los niveles de la hormona del estrés, la depresión, la ansiedad, las inflamaciones y el riesgo a los infartos. Desde otro nivel, la meditación nos ayuda a manejar mejor nuestras emociones lo que mejora las relaciones familiares, de amistad, laborales etc., nos adaptamos mejor a la sociedad. La meditación en niños les educa y corrige las emociones conflictivas como el enfado y el egoísmo.

APRENDE A MEDITAR BIEN. Si queremos gozar de los beneficios de la meditación, está claro que debemos aprender a meditar bien. No se trata de sentarnos con las piernas cruzadas, cerrar los ojos... y ya está. Meditar es hacer trabajar la mente, dejando el cuerpo en reposo, para que adquiera capacidades que le permitan aumentar su bienestar, paz permanente, y trascender el dolor, alcanzar la liberación y la iluminación. Todo esto, en un principio se traduce por una autotransformación regeneradora que se refleja en nuestro comportamiento: somos más amables con los demás, menos egoístas, adquirimos más confianza en nosotros mismos y no tenemos miedos ni fobias. Las personas que meditan saben por propia experiencia cómo se reducen y se curan sus enfermedades.

VEN A UN RETIRO DE APRENDER A MEDITAR que se organiza cada mes en el KMC de Montserrat y aprenderás qué es la meditación, cómo empezar y continuar, los beneficios de la meditación, etc. Pero estos fines de semana se convierten en algo más que el entrenamiento en la meditación; la convivencia entre los participantes hace la estancia muy amena y agradable, el compartir experiencias, nuevas amistades, todo en un entorno ideal para la meditación, en el campo, con la quietud silenciosa y ahora, con los árboles y las flores silvestres que te esperan para que las descubras, las mires y te sorprenda su sencilla belleza.

---------------------------------
Retiro de aprender a meditar:
Mindfulness. Disfruta meditando. KMC Montserrat.
Próximos retiros: 18-20 julio | 14-17 agosto | 29-31 agosto
Más información en este enlace a la web: http://www.meditarabcn.org/retiro-para-aprender-a-meditar/