sábado, 18 de octubre de 2014

Ilumina tu corazón

~ sabiduría y luz

Escuchar las instrucciones de Buda con un corazón abierto, dejar entrar la luz de la sabiduría en nuestro interior. ¿Por qué? Porque aunque seamos muy inteligentes, estamos perdidos en la oscuridad de nuestra ignorancia. Muy rara vez sentimos verdadera paz, profunda paz. Es como si estuviéramos en una habitación oscura, cerrada, sin luz, enfrentándonos a continuos problemas. Solo hay que escuchar, contemplar, meditar... abrir la puerta y dejar entrar la luz de la sabiduría en nuestra mente. Pero los hábitos que destruyen nuestra paz son tan fuertes que es como si tuviéramos que poner esfuerzo para mantener la puerta abierta. Parece como si de forma automática la puerta se volviera a cerrar. Tenemos todas las condiciones necesarias para mejorar esta situación, para abrir la puerta, salir y seguir el camino de la iluminación. Pero depende de nuestro deseo, de que generemos un deseo fuerte de alcanzar nuestro potencial puro. Somos seres de sabiduría en esencia. Ahora nuestra mente es como un cielo cubierto de nubes pero su naturaleza es como un cielo claro. No tenemos porqué estar frustrados, depresivos. No es nuestra naturaleza. Son hábitos negativos. No tenemos porqué sufrir. Podemos sanarnos con la luz de la sabiduría. Debemos confiar. A menudo estamos tan metidos en nuestras nubes, en nuestra depresión, en nuestro sufrimiento, perdemos nuestra confianza. 

Cuando tenemos sabiduría liberamos nuestra mente de la confusión, del apego, del enfado... todo lo demás se pone en su lugar. Debemos reconocer profundamente que estamos en la oscuridad, contemplamos nuestra situación de fragilidad pero no nos quedamos ahí, vamos más allá y generamos el deseo de liberarnos. Dejamos entrar la luz de sabiduría en nuestra vida y soltamos las nubes de la oscuridad. Generamos ese profundo deseo. Es solo un deseo pero un deseo que nos permite cambiar profundamente. 

~ sabiduría e imaginación

En meditación, nos imaginamos que soltamos toda nuestra oscuridad al exhalar. Soltamos todos nuestros miedos, ansiedades que también invaden nuestros buenos momentos. Incluso cuando las cosas van bien sentimos cierto miedo. Lo exhalamos todo como humo negro. Y cuando inhalamos sentimos que una luz de sabiduría penetra todo nuestro cuerpo y limpia todas las células más oscuras. Al cabo de un momento nos sentimos sanos, llenos de luz y nuestra mente se transforma en un espacio luminoso. Todos nuestros problemas se han disuelto e intentamos mantener esta concentración en esta sensación especial. Este es muy poderoso porque combinamos imaginación con sabiduría. Poco a poco nos identificamos con nuestro potencial puro y poco a poco adquirimos la capacidad de mantener esta sensación especial. Ya no somos esa persona confusa, negativa, somos seres puros caminando hacia la liberación. 

identificarnos con nuestro potencial
Creamos un espacio entre nosotros y nuestros pensamientos negativos. De momento nos identificamos totalmente con nuestros pensamientos negativos, nos dejamos arrastrar por ellos. Necesitamos sabiduría que entiende nuestra naturaleza pura, que comprende que todo nuestro sufrimiento viene de los pensamientos negativos, erróneos. 

meditación y concentración
A través del poder de la concentración profunda podemos acumular sabiduría que reemplace estos pensamientos negativos, hasta que algún día no quede ninguna razón para sufrir. Hemos eliminado el sufrimiento de nuestra mente. Esa imaginación combinada con sabiduría es una medicina muy poderosa que nos da un profundo sentimiento de confianza. Simplemente hay que entrenarse. Generar, mantener y poner esfuerzo en identificarnos con este potencial puro hasta que llegue un momento que nunca lo olvidamos. 

Lo difícil es abrir la puerta. Hay que abrirla una y otra vez sabiendo que la luz está ahí, fuera de esta habitación oscura. Cualquier cosa que hagamos intentamos mantener nuestra mente junto con la luz. Hemos abierto la puerta. Estamos listos para salir y emprender el camino de la liberación. 

--------------------
Gracias por intentar mejorarte como persona. Gracias por meditar
www.meditarabcn.org


jueves, 2 de octubre de 2014

¿Quieres obtener mejores resultados de tu meditación? Empieza desde donde estés



Al meditar aprendemos a ser felices en todo momento, o dicho de otro modo, la meditación es un entrenamiento mental con el que lograr mantener una mente siempre feliz. (Aquí nos referimos a la felicidad auténtica que proviene de una mente apacible y positiva, no a la felicidad artificial, esa especie de excitación que se nutre del apego a las sensaciones agradables -y efímeras por cierto-, y que tarde o temprano nos acaba decepcionando.)


La palabra tibetana para la meditación, "gom", literalmente significa "familiarizarse" - por lo que al meditar lo que hacemos es familiarizarnos con modos beneficiosos de considerarnos a nosotros mismos y a los demás, con modos constructivos de mirar el mundo. Por supuesto, necesitamos entrenarnos en las sesiones formales dejando a un lado todas las demás actividades, pero también, -y por suerte para nosotros, habitantes de esta vida loca sin tiempo- podemos aprender a mantener una actitud positiva durante todo el día transformando las actividades diarias en oportunidades para mejorar. No es necesario pasar horas y horas sentados en el cojín o tener un poder de concentración increíble para ir, poco a poco, familiarizándonos con actitudes positivas y apacibles, sino que lo más importante es hacernos cada vez más conscientes de nuestra mente e ir comprobando que mantenemos en nuestro interior un espacio de paz. Para mantener esta sensación de paz, primero tenemos que sentirla, saber cómo es, cómo encontrarla. Para eso necesitamos aprender a meditar correctamente.

En definitiva, adquirir la habilidad de hacernos felices en todo momento, es la función principal de meditar. De este modo podemos ayudar a los demás a lograr lo mismo. 

Una buena idea es, por ejemplo, levantarse diez o quince minutos antes, para poder meditar antes de empezar el día: generar una sensación especial de paz y luego intentar mantenerla... poco a poco, con los años, vamos adquiriendo un bagaje enorme de experiencias y comprensiones que siempre están ahí para que las podamos utilizar.

Es muy eficaz comenzar cada sesión de meditación simplemente conectando con una mente feliz con la que ya estemos familiarizados. Un método muy poderoso es pensar en Buda, invitarlo a nuestro corazón e imaginar que nuestra mente y su mente se funden como un pequeño arroyo que desemboca en la inmensidad del océano, como agua vertida en agua, e intentar sentirnos totalmente inmersos en este océano de paz.

Otro método muy poderoso para mantener una mente feliz es generar un buen corazón, un corazón lleno de amor, porque tras el amor puro está garantizada la sensación de felicidad. En realidad, ya tenemos la semilla del amor universal en nuestro corazón. Solo tenemos que regarla. Por ejemplo, piensa en alguien a quien ya estimes. Puede ser cualquier persona -tu madre, tu mejor amigo, tu pareja...- Piensa en lo mucho que te gustaría que esa persona fuera feliz. Date permiso para dejar que surja un corazón cálido y e identifícate con él pensando: Este es mi potencial de amor universal, de paz ilimitada. Todas mis perturbaciones mentales, todo el enfado, la depresión... son como nubes en el cielo de mi mente, no son el cielo en sí, no forman parte intrínseca de mi mente.”.
En otras palabras, usa lo que ya tienes dentro como punto de partida, que es mucho. No sientas que los resultados que buscas están en otro lugar. Esa manera de meditar llena de expectativas no es divertida y tarde o temprano te cansarás, ya que es como tratar de navegar hacia un horizonte cada vez más lejano.

¿Cómo podemos mantener una mente feliz cuando estamos muy ocupados? Usemos la siguiente analogía: sacar un perro a pasear. Cuando sacas a un perro a pasear, la parte principal de tu atención está puesta en caminar, disfrutar del paisaje y llegar a donde tienes que ir, pero una parte de su mente está siempre al tanto de lo que el perro está haciendo. Quizás tengas que evitar que el perro destruya las flores del jardín de tu vecino. De la misma manera, en nuestra vida cotidiana tenemos que centrarnos en lo que hay que hacer, en el trabajo y en las demás tareas, pero con una parte de nuestra atención nos aseguramos de que nuestra mente se mantiene feliz, y si no, intentamos aplicar algún método que hayamos aprendido para recuperar nuestra sensación de paz.

Los grandes maestros kadampa, famosos por su capacidad de transformar hasta las circunstancias más difíciles en oportunidades, aconsejaban: "Confía siempre en una mente feliz",
Al terminar el día, por muy ocupado que estés, dedica un momento a preguntarte: "¿Soy feliz?"
--------------------
Gracias por intentar mejorarte como persona. Gracias por meditar.
--------------------
Disfruta de los beneficios de la meditación. 
www.meditarabcn.org