lunes, 2 de noviembre de 2015

Mirando atrás desde el futuro - I

Una amiga mía de unos 55 años de edad, una vez me preguntó con mucho interés: "¿Qué harías si tuvieras sólo dos meses de vida?" No era sólo una cuestión teórica -le acababan de diagnosticar un cáncer y murió al cabo de dos meses. Si lo piensas bien, esta nunca es sólo una cuestión teórica, ya que no tenemos idea de cuánto tiempo nos queda en esta vida.

Una práctica muy útil para obtener perspectiva sobre lo que es valioso hoy, es pensar que ya estoy en mi próxima vida mirando atrás en esta, que es ahora mi vida pasada, y ver si estoy satisfecho con lo que he hecho en esta vida. ¿Me lo agradecería a mí misma? ¿Habría hecho algo diferente? ¿Qué es importante?

(Ya te deben sonar aquellas entrevistas donde las personas describen, por ejemplo, "52 cosas que me gustaría poder decirle a mi yo más joven" Es algo parecido a esto, sólo que a una escala mayor.)

Esto me hace apreciar cómo es de preciosa la vida humana que tengo ahora, y cómo, tal como dijo Buda, este mundo no es mi hogar permanente, yo soy sólo una viajera de paso.

La vida es sufrimiento, por supuesto, mientras continuamos en el samsara, y tenemos muchos retos. Un montón de horribles, cosas tristes suceden, incluyendo la pérdida de todo lo que nos gusta, tarde o temprano, tener que encontrar cosas que no nos gustan, casi todos los días, y así sucesivamente. Sin embargo, una característica de la preciosa vida humana, como la que tienes ahora, es que no estamos tan abrumados por nuestros sufrimientos que no podamos hacer nada con ellos.

Creo que siempre merece la pena recordar que mientras no sucumbimos a la atención inadecuada, los engaños no pueden surgir, y nuestra mente permanece tranquila. La único que molesta a nuestra felicidad y nos hace experimentar el dolor mental son nuestros engaños. El engaño de la ignorancia también nos hace creer que las soluciones a este dolor y las maneras de ser felices se encuentran fuera de la mente, por lo que perdemos el tiempo buscando solo ahí fuera.

Sin embargo, cuanto antes estemos convencidos de todo el poder creativo de nuestras propias mentes, antes sabremos que podemos hacernos felices a nosotros mismos; y que si podemos ganar poco a poco el control sobre nuestros pensamientos y vidas, los buenos tiempos -no los mejores tiempos- los tenemos por delante, no detrás, a partir de ahora. Esto es un gran alivio. Mirando atrás, sé que apreciaré las veces que en las que intenté no preocuparme sólo mis problemas a corto plazo, y utilicé mis pensamientos para cumplir mis deseos más profundos de felicidad. Por ejemplo, en vez de perder el tiempo pensando, "¡Oh pobre de mí! ¡Ojalá esta persona quisiera hablar conmigo! ¡Mi vida no va a ninguna parte! ¡Mi trabajo es agotador! ¡Mis impuestos me están haciendo poner de los nervios ! "yo podría estar pensando "Soy tan afortunada, tengo todo lo que necesito para progresar espiritualmente cada día y, cada hora. No me importa si esa persona me habla o no, mi felicidad no depende realmente de ella, sino del amor, y yo puedo amar incondicionalmente, tanto si les gusta como si no. Mi vida está yendo en este rumbo porque estoy entrenando mi mente. Mi trabajo me da la oportunidad de ayudar a la gente, practicar la paciencia, recordar la bondad de otros, etc. Nada me hará perder los nervios si yo lo miro de la manera correcta y yo tengo esa opción".

Estos son sólo algunos ejemplos, por supuesto, surgidos de mi imaginación, pero cada vez que nos damos cuenta de que estamos experimentando algún malestar o dolor mental, está garantizado que la atención inadecuada está funcionando. Podemos aprender a cambiar nuestros pensamientos para hacer que nuestras mentes y vidas vayan en otra dirección más feliz, en el camino hacia la liberación y hacia la iluminación. Mirando atrás, estaremos muy contentos de haberlo hecho.

Además es ganar en dos sentidos, ya que con los mismos pensamientos positivos disfrutamos ahora, en esta vida, y también estamos estableciendo un gran futuro para nosotros mismos- las mismas mentes van bien para diferentes momentos del tiempo.

Imaginando a nosotros mismos como a la persona que seremos en nuestra próxima vida y mirando atrás a ésta, también nos ayuda a dejar de identificarnos con tanta fuerza con el yo y los apegos de esta vida -quizás un poco como si alguien estuviera en el espacio mirando atrás en el Planeta Tierra. Este espacio resuelve problemas, apegarnos no.

..................................
Si quieres aprender más, no te pierdas este evento:


Iniciación de Avalokiteshvara, Buda de la compasión
Con guen Tharpa · 6-8 noviembre KMC cerca de Montserrat
Con enseñanzas de poua (transferencia de consciencia), una poderosa práctica espiritual con la que podremos beneficiar a los moribundos y difuntos, y prepararnos para que nuestra muerte sea una transición gozosa hacia una tierra pura de Buda. 

Guen Kelsang Tharpa, es un discípulo cercano del venerable Gueshe Kelsang Gyatso y lleva más de 30 años impartiendo enseñanzas. Es un ejemplo vivo del modo de vida Kadampa y un maestro extraordinario.
..................................
(Inspirado en el artículo: Looking back at this life by Luna Kadampa)

 ..................................
Disfruta de los muchos beneficios de la meditación.
www.meditarabcn.org