domingo, 20 de diciembre de 2015

Reiníciate, medita y prográmate para un 2016 feliz

Todo en nuestra vida gira en torno a la mente. Si podemos transformar nuestra mente, podemos y vamos a transformar nuestra vida. Por esto, al empezar a meditar, podremos comprobar por propia experiencia que a medida que empezamos a tomar el control de nuestra mente, empezamos a tomar el control de nuestra vida.

El comienzo de un año nuevo es un buen momento para hacer balance y hacer nuevos propósitos.

¿Te has hecho el propósito de aprender a meditar, de meditar más y mejor, de ser más constante, de mejorar tu concentración, de incluir la paz interior en tu vida diaria? Si es así, genial, has tomado una muy buena determinación: empezar por ti y cambiar de dentro hacia afuera.

Al meditar familiarizamos nuestra mente con actitudes, puntos de vista e intenciones positivas. Si logramos adquirir el hábito de dedicar un tiempo cada día a la meditación siempre encontraremos un lugar y un momento, cualquier momento del día, para meditar. 


Si deseas dedicar más tiempo y energía a la meditación, aquí encontrarás algún consejo extraído del modo de vida kadampa para ayudarte a ponerte en marcha ;-) y con un poco de constancia, mantener la práctica de la meditación durante el resto del año.


¡Vamos allá! 

Si eres nuevo en la meditación, al principio puedes sentir que meditar es bastante difícil porque tu mente no parece estar interesada en seguir las instrucciones. Tal vez ya has asistido a alguna clase de meditación donde el maestro dice: "concéntrate en la respiración". Las instrucciones llegan a través de la voz de un meditador experimentado, y piensas: "Bueno, eso suena bien, voy a intentarlo." Pero luego resulta que no podemos mantener la concentración. Nuestra mente se pierde en los confines del universo en un instante. Parece como si la mente se resistiera a seguir las instrucciones. A veces incluso parece como si se negara a obedecer: "Yo no voy a hacer esto. Yo no voy a meditar en la respiración. Voy a pensar en esta cosa vieja y aburrida de nuevo".


Aprovecha la fuerza del hábito y la inspiración del grupo
Cuanto más practiques, especialmente si practicas de forma regular y en grupo, poco a poco te darás cuenta de que estás empezando a disfrutar de la meditación. Después de un tiempo, realmente vas a querer meditar, e incluso, llegará un momento en que ya no te planteas la vida sin meditar. Al principio te sorprendes pensando: "¡Oh, hoy he meditado!", como si meditar fuera algo extraño o extraordinario, pero luego acabas pensando: "Oh, hoy no he meditado. Claro, por eso tengo la mente más descontrolada". Esto se debe a que gracias a la experiencia nos hacemos cada vez más conscientes de nuestros pensamientos y nos habituamos a experimentar paz interior. Hemos comprobado el efecto curativo profundo que la meditación tiene sobre nuestro cuerpo y nuestra mente, y como han mejorado nuestras relaciones con los demás. En realidad, todo mejora en cuanto tenemos un poco de control sobre nuestra mente, en cuanto disfrutamos de mayor claridad y paz interior.

No te creas al desánimo: meditar no es difícil 

¿Por qué nos parece tan difícil la meditación? En realidad, eso es lo que nos está intentando hacer creer la pereza del desánimo porque si lo pensamos con detenimiento...¿Por qué debería ser taaaaan difícil la meditación? ¿Por qué debería ser difícil enfocar la mente en la respiración, por ejemplo? Hacemos un montón de cosas que son mucho más difíciles. Utilizar el ordenador, eso es más difícil. Conducir un coche, es más difícil. Torcer nuestro cuerpo en alguna postura de yoga, es más difícil. Pero prestar atención a la sensación del aire al entrar y salir por los orificios nasales, sin duda no es algo tan complicado. Eso debería ser casi como un juego de niños. ¿Qué podría ser más simple?
Nuestra respiración ya está aquí, no tenemos que inventarla. Todo lo que necesitamos hacer es poner nuestra atención en ella y dejarla ahí. Como aparcar el coche. Aparcar el coche muy fácil - simplemente aparcas y lo dejas. Pero con la mente no pasa lo mismo. No permanece aparcada. Enseguida se va, se va. 
En realidad, lo que ocurre, es que nuestro deseo de concentrarnos no es muy fuerte y al principio no vemos con claridad qué beneficios tiene mantener nuestra atención puesta en algo tan poco excitante como la respiración. Por muy poderosa que sea nuestra mente, nunca haremos algo que no deseemos hacer. Por eso, es tan importante conocer y contemplar los beneficios de meditar

Entrenamiento mental: vuelve, vuelve, vuelve 

Al principio, la principal tarea del meditador es traer una y otra vez a la mente al objeto de la meditación, por ejemplo, la respiración. 
 "Oh, se supone que estoy meditando. Me olvidé." Y traemos a la mente de vuelta. Hacemos esto una y otra vez. (De este modo, nuestra atención y nuestra concentración se van volviendo cada vez más poderosas.)

Nuestra mente es como un perrito sin adiestrar. ¿Por qué? Hábito. Es sólo una cuestión de (mala) costumbre. Por eso nos resulta difícil. Nuestra mente está acostumbrada a ser indisciplinada y, cuando comenzamos a tomar el control, estamos empezando a ejercer la disciplina sobre la mente. 

Cuando hayamos adquirido más capacidad de concentración entonces con más facilidad podremos aprender a dirigir nuestra mente por los caminos que la conducen hacia experiencias constructivas y apacibles.

Colorea tu mente con virtud

En realidad, la meditación en la respiración es solo una preparación cuyo objetivo principal es eliminar las distracciones, calmar la mente y prepararla para llenarla de virtud (es decir, de pensamientos que produzcan paz interior y actitudes sabias, constructivas). 
Cuando meditamos, por ejemplo en el amor o en la compasión, primero tenemos que pasar algún tiempo contemplando razonamientos especiales que hagan surgir estas mentes virtuosas en nuestro corazón. Cuando hayamos logrado que se manifiesten, entonces sí podemos concentrarnos en ellas. Mezclamos nuestra mente con este sentimiento a fin de obtener una experiencia penetrante y profunda de amor o compasión. Dejamos que nuestra mente se tiña con la belleza alegre de la virtud e intentamos surgir de la meditación llevándola puesta. 

Cumple tus deseos 

Nuestras meditaciones sobre el amor, la compasión, la sabiduría... nos llevarán a donde queremos ir: a cumplir nuestros deseos de ser felices y de evitar el sufrimiento.
Ese es un viaje interior, profundamente transformador y gozoso... pero solo si perseveramos en nuestros propósitos más allá de las primeras semanas de enero :-)
..........................................................................................

Comienza el año entrenando tu mente y llenándote de paz interior.
CLASES SEMANALES PARA APRENDER A MEDITAR. Diseñadas para aprender paso a paso e introducir la meditación en tu vida diaria. (Todas nuestras actividades se llevan a cabo por voluntarios cualificados y son sin ánimo de lucro.)


Elige lugar y día:
Haz click sobre el lugar si quieres consultar la información detallada. 

Barcelona - Eixample (centro principal)
C/ Girona 102, BCN
Lunes 11:30-12:30h, 18:30-19:30h, 20:00-21:30h. Martes 18:30-19:30h. Miércoles 19:00-19:30h, 20:00-21:30h. Jueves 18:30-19:30h. Viernes 19:00-19:30h.

BCN - El Clot. Lunes 18:00-19:00h 
Carrer de Mallorca, 545, BCN.

BCN - Les Corts. Miércoles 20:30-21:30h
Carrer de Lluçà 16, Barcelona

KMC Montserrat. Miércoles 10:00-11:30h. Viernes 19:30-21:00h
(Sant Salvador de Guardiola)

Sant Joan Despí Lunes 18:30-19:30h
C/ del Mercat, 3

Igualada. Lunes 19:30-20:30h
Santa Maria, 14, Igualada

Sabadell. Jueves 19:30-20:30h
Plaça de l’Àngel 15, 1er 3ª, Sabadell.

Sant Cugat. 
Miércoles 20:00-21:30h. Martes 20:00-20:30h
C/ Sant Ramón 3. Sant Cugat

Terrassa Martes 19:30-20:30h
C/ del Val nº 1 – 1º 3ª, Terrassa

Vilafranca Viernes 20:30-21:30h 
Carrer del Cid, 4 08720 Vilafranca del Penedès

Girona Martes 20:00-21:30h. Jueves 19:00-20:00h
Carrer de la Barca 15, Girona

Blanes Miércoles 19:30-20:30h
C/ de l’Or , 2 Blanes

Olot Miércoles 19:30-20:30h
Sant Ferriol ,13 Olot









sábado, 12 de diciembre de 2015

4 claves para incluir la meditación en tu vida

Cuando nuestra mente se llena de pensamientos incontrolados y de emociones negativas es como si estuviéramos en medio de un inmenso océano agitado. Nos sentimos atrapados en las circunstancias, tratando de mantenernos a flote entre inmensas olas que nos atemorizan. No podemos ni imaginarnos en calma, rodeamos de una claridad y profundidad infinitas. Nos obsesionamos con la idea de que no tenemos tiempo. Nos identificamos tan fuertemente con esta situación que incluso pensamos que la situación es así, que nosotros somos así y que no hay nada que podamos hacer. Pero siempre hay algo que podamos hacer con nuestra mente.
Está claro: el estrés destruye nuestra felicidad. Lo sabemos o por lo menos lo intuimos, pero no sabemos cómo escapar de él. 


Resolviendo el problema
Por suerte este síndrome contraproducente puede evitarse. Si practicamos los consejos de Buda, podemos estar relajados y centrados, incluso en medio del trabajo más activo o de más responsabilidad. Podemos mantener un esfuerzo gozoso, el combustible que necesitamos tanto para el corto como el largo plazo, y sacar lo mejor de nosotros mismos y de los demás también. 

1. Identifícate siempre con tu potencial


Una de las claves fundamentales es intentar mantenernos centrados, mantener un buen corazón e identificarnos con nuestros potenciales y no con nuestras limitaciones. 

Esto implica realizar al menos una pequeña práctica de meditación diaria, por muy ocupados o responsables que nos sintamos. Incluso diez a quince minutos en silencio antes de empezar a trabajar es inmensamente útil si lo hacemos correctamente. 
Un amigo decía: Mínimo 10 minutos al levantarse y 10 minutos al acostarse pero si sientes que no tienes tiempo, entonces... medita más ;-)

2. Aprovecha cualquier momento 
Podemos meditar en cualquier lugar y en cualquier momento. Podemos transformar nuestras actividades diarias en retos. Cada día, en cada situación, en cada encuentro podemos encontrar una oportunidad: ¡empieza la partida! ¡A ver cuánto tiempo soy capaz de mantener una actitud positiva, amable, alegre! A ver si soy capaz de eliminar todos los pensamientos negativos, chismosos, antipáticos, gruñones, ansiosos, preocupados... Podemos convertirnos en esa persona que nos gustaría tener siempre a nuestro lado: amable, relajada, respetuosa, llena de inspiración y buenos consejos. 

3. Subdivide el día 
Unos pocos descansos de meditación a lo largo del día puede ser la diferencia entre un día equilibrado, creativo y alegre y un día estresante y agotador. (¡Vete a meditar al baño si no hay otro lugar!) El avión, el metro o un amigo llegan tarde... ¡un momento perfecto para realizar una pequeña meditación, desengancharte de la situación y relajarte! 
Puedes comenzar con un poco de meditación en la respiración. Luego dedica un rato a disfrutar de la paz de la mente calmada.


4. Date permiso para ser feliz

Esta es una parte importante: Tenemos que reconocer que esta paz es nuestra naturaleza de Buda. Esta pequeña paz nos muestra nuestro potencial de llegar experimentar gran paz y felicidad. No tenemos porqué estar atrapados en nuestra infelicidad o frustración. Podemos cambiar y nos identificamos con esto.
No es necesario ser un gran meditador para descubrir tu potencial. Aunque sólo seamos capaces de permanecer concentrados en la respiración durante tres rondas consecutivas, nuestra mente se siente un poco más tranquila que antes. Si nos damos permiso para sentir esta paz, para saborearla con una mente quieta, para disfrutar de ella, vamos a descubrir que la verdadera naturaleza de nuestra mente es apacible. 
..............................................................................................................

De lunes a sábados. La mejor manera de incluir la meditación en tu vida diaria. 
Lugar: Centro de meditación kadampa de Barcelona. 
C/ Girona 102, BCN. Metro Verdaguer o Girona. 



OTROS LUGARES CON CLASES DE MEDITACIÓN SEMANALES
Haz click sobre el lugar si quieres consultar la información detallada. 

Barcelona - Eixample (centro principal)
C/ Girona 102, BCN
Lunes 11:30-12:30h, 18:30-19:30h, 20:00-21:30h. Martes 18:30-19:30h. Miércoles 19:00-19:30h, 20:00-21:30h. Jueves 18:30-19:30h. Viernes 19:00-19:30h.

BCN - Les Corts. Miércoles 20:30-21:30h
Carrer de Lluçà 16, Barcelona

KMC Montserrat. Miércoles 10:00-11:30h. Viernes 19:30-21:00h
(Sant Salvador de Guardiola)

Sant Joan Despí Lunes 18:30-19:30h
C/ del Mercat, 3

Igualada. Lunes 19:30-20:30h
Santa Maria, 14, Igualada

Sabadell. Jueves 19:30-20:30h
Plaça de l’Àngel 15, 1er 3ª, Sabadell.

Sant Cugat. 
Miércoles 20:00-21:30h. Martes 20:00-20:30h
C/ Sant Ramón 3. Sant Cugat

Terrassa Martes 19:30-20:30h
C/ del Val nº 1 – 1º 3ª, Terrassa

Vilafranca Viernes 20:30-21:30h 
Carrer del Cid, 4 08720 Vilafranca del Penedès

Girona Martes 20:00-21:30h. Jueves 19:00-20:00h
Carrer de la Barca 15, Girona

Blanes Miércoles 19:30-20:30h
C/ de l’Or , 2 Blanes

Olot Miércoles 19:30-20:30h
Sant Ferriol ,13 Olot