martes, 26 de abril de 2016

6 beneficios de meditar en el amor que estima a los demás

Artículo basado en el libro Ocho pasos hacia la felicidad de Gueshe Kelsang Gyatso. Ed. Tharpa. 

1. Descubriremos el mejor método para solucionar nuestros problemas. 
Los problemas, las preocupaciones, el malestar y la infelicidad son clases de mente; son sensaciones y no existen fuera de la propia mente. Si estimamos a cada persona que veamos o en quien pensemos, no habrá base para sentir celos, odio ni otros pensamientos perjudiciales y disfrutaremos de una mente apacible en todo momento. Los celos, por ejemplo, son un estado mental que no puede soportar la buena fortuna de los demás, pero si amamos a alguien, ¿cómo nos va a molestar su buena fortuna? Si realmente pensamos que la felicidad de los demás es de suma importancia, ¿cómo podemos desear perjudicarlos? 

2. Resultaremos agradables a los demás. 
Si estimamos de verdad a los demás, actuaremos siempre con amor, de manera amistosa y considerada, y ellos nos corresponderán con bondad. Los demás intentarán no perjudicarnos y no habrá motivos para entrar en conflictos ni disputas. Resultaremos agradables y nuestras relaciones serán más estables y satisfactorias. 

3. Estaremos protegidos de los problemas que produce el apego.

A menudo nos apegamos con intensidad a una persona que creemos que nos va a ayudar a mitigar la soledad al proporcionarnos las comodidades, la seguridad o las emociones que tanto ansiamos. Sin embargo, si estimamos a todos los seres, en lugar de querer utilizar a los demás para colmar nuestros deseos y necesidades, desearemos ayudarlos a satisfacer los suyos. 
Por ejemplo, si nuestra pareja nos abandona por otra persona, lo más probable es que nos enfademos, pero si de verdad los amamos, desearemos que sean felices y nos alegraremos de su felicidad. No habrá ninguna base para sentir celos ni deprimirnos, y aunque la situación suponga un desafío para nosotros, no se convertirá en un problema.



4. Contribuiremos a crear un mundo mejor
Si estimamos a nuestros vecinos y a las personas de nuestro alrededor, contribuiremos a que haya armonía en nuestro entorno y en la sociedad en general, y esto ayudará a que todos se sientan más felices. Aunque no seamos famosos ni influyentes, si estimamos con sinceridad a los demás, podremos hacer una gran contribución a la comunidad. 
Si un maestro de escuela estima a sus estudiantes y no es egoísta, ellos lo respetarán y no solo aprenderán las lecciones académicas, sino también la bondad y las admirables cualidades que muestra con su ejemplo. Este maestro ejercerá de manera natural una influencia positiva en los demás y con su mera presencia transformará la escuela. Se dice que hay una piedra mágica de cristal que puede limpiar cualquier líquido en el que se deposite. Aquellos que estiman a los demás son como esta piedra de cristal, ya que con su mera presencia eliminan la energía negativa del mundo y responden con amor y bondad.

5. Nunca nos sentiremos solos y seremos una fuente de felicidad
Si estimamos a todos los seres nunca nos sentiremos solos. En lugar de depender de otras personas para satisfacer nuestros deseos, los ayudaremos a satisfacer los suyos. Si estimamos a los demás, acumularemos mérito en todo momento y crearemos la causa para tener éxito en nuestras actividades. Además, realizaremos acciones virtuosas de manera natural. 
Poco a poco, nuestras acciones físicas, verbales y mentales serán más beneficiosas, y seremos una fuente de inspiración y felicidad para los demás.

6. Podremos mantener una mente apacible en todo momento
Descubriremos por propia experiencia que esta preciosa mente de amor es la verdadera joya que colma todos los deseos, porque satisface tanto nuestros deseos como los de los demás. 
La mente que estima a los demás es el buen corazón supremo. Mantener este corazón de oro nos hará felices tanto a nosotros mismo como a los demás. 
..............................................................................................................
meditarabcn.org

martes, 12 de abril de 2016

5 claves para empezar una vida sin estrés

1. Comprométete con un objetivo: "Empezar una vida sin estrés, con paz."

Estar ocupado no es lo mismo que estar estresado, pero a menudo, con las prisas y exigencias de la vida moderna, estamos tanto ocupados como estresados, y sentimos que no tenemos tiempo para completar nuestras tareas y mucho menos para meditar. El cansancio y el estrés nos producen tristeza, impaciencia y frustración, y perjudican nuestra salud. La mayoría de las tensiones que sufrimos tienen su origen en la mente, y muchos de nuestros problemas, incluida la mala salud, son provocados o agravados por el estrés.
Si aprendemos a mantener una mente apacible en todo momento, podremos ser felices en todo momento. 

2. Transforma el objetivo en acciones 



¿Cómo podemos mejorar nuestra capacidad de mantener una mente feliz? 
Meditando, familiarizándonos con actitudes que nos llenen de paz interior y entusiasmo, que nos embellezcan con buenas cualidades y nos conviertan en mejores personas. Este adiestramiento puede ir llenando todas nuestras actividades, puesto que no hay ni un solo momento en el que no deseemos experimentar felicidad.
Una buena idea es, por ejemplo, levantarse diez o quince minutos antes, para poder meditar antes de empezar el día: generar una sensación especial de paz y luego intentar mantenerla... poco a poco, con los años, vamos adquiriendo un bagaje enorme de experiencias y comprensiones que siempre están ahí para que las podamos utilizar.

3. Enfocarse en los beneficios, no en los obstáculos


La meditación correcta no solo tiene incontables y profundos beneficios, sino que además nos ahorra tiempo. Con solo practicar la meditación durante diez o quince minutos al día, podemos reducir nuestro estrés y experimentar una sensación especial de tranquilidad y bienestar, con lo que muchos de nuestros problemas cotidianos se desvanecerán. 
Aunque tengamos muchas cosas que hacer, dejaremos de tener preocupaciones y tensiones innecesarias y empezaremos a disfrutar de verdadera felicidad.
Al meditar aprendemos a ser felices en todo momento, o dicho de otro modo, la meditación es un entrenamiento mental con el que lograr mantener una mente siempre feliz. (Aquí nos referimos a la felicidad auténtica que proviene de una mente apacible y positiva, no a la felicidad artificial, esa especie de excitación que se nutre del apego a las sensaciones agradables -y efímeras por cierto-, y que tarde o temprano nos acaba decepcionando.)

4. No permitas el desánimo. Con familiaridad, es fácil.


La palabra tibetana para la meditación, "gom", literalmente significa "familiarizarse" - por lo que al meditar lo que hacemos es familiarizarnos con modos beneficiosos de considerarnos a nosotros mismos y a los demás, con modos constructivos de mirar el mundo.Esto implica realizar al menos una pequeña práctica de meditación diaria, por muy ocupados o responsables que nos sintamos. Incluso diez a quince minutos en silencio antes de empezar a trabajar es inmensamente útil si lo hacemos correctamente. 
Un amigo decía: Mínimo 10 minutos al levantarse y 10 minutos al acostarse pero si sientes que no tienes tiempo, entonces... medita más ;-)

5. Intenta mantener la paz interior y la actitud positiva durante todo el día. 


Por supuesto, necesitamos entrenarnos en las sesiones formales dejando a un lado todas las demás actividades, pero también, -y por suerte para nosotros, habitantes de esta vida loca sin tiempo- podemos aprender a mantener una actitud positiva durante todo el día transformando las actividades diarias en oportunidades para mejorar. No es necesario pasar horas y horas sentados en el cojín o tener un poder de concentración increíble para ir, poco a poco, familiarizándonos con actitudes positivas y apacibles, sino que lo más importante es hacernos cada vez más conscientes de nuestra mente e ir comprobando que mantenemos en nuestro interior un espacio de paz. Para mantener esta sensación de paz, primero tenemos que sentirla, saber cómo es, cómo encontrarla. Para eso necesitamos aprender a meditar correctamente.

En definitiva, adquirir la habilidad de hacernos felices en todo momento, es la función principal de meditar. De este modo podemos ayudar a los demás a lograr lo mismo. 

--------------------
Aprende a meditar: 
De lunes a sábados. La mejor manera de incluir la meditación en tu vida diaria. 
Lugar: 
Centro de meditación kadampa de Barcelona 
C/ Girona 102, BCN (Metro Verdaguer o Girona)
meditarabcn.org