lunes, 3 de abril de 2017

Mindfulness y karma


Buda enseñó la práctica de la retentiva mental o mindfulness como método para mejorar nuestras cualidades humanas. Nos animó a enfocar la mente en cosas significativas, es decir, que producen paz interior, como la ley del karma. 
Al permanecer conscientes del karma, realizaremos más acciones positivas, evitaremos las negativas, podremos purificar nuestra mente y nos convertiremos en una persona cada vez más feliz. 

Lo que enseñó no era simplemente a ser consciente de cualquier cosa que aparezca en nuestro día a día, sino que nos animó a enfocar la mente en objetos significativos, es decir, en cosas que den sentido a la vida porque producen paz interior y porque mejoran nuestras cualidades. Por ejemplo, si simplemente nos enfocamos en algo que vemos en la vida diaria, esto no necesariamente va a aumentar nuestras cualidades pero si nos enfocamos en los objetos que buda nos aconsejaba, nuestra paz interior va a aumentar. 

Uno de estos objetos importantes es el karma. Karma quiere decir acción y se refiere a la relación que hay entre las acciones que realizamos y las experiencias que tenemos después. 

Por lo general parece que las experiencias -si sufrimos o si lo pasamos bien, si tenemos buenas condiciones o malas- depende de las circunstancias externas, pero en verdad nuestra mente tiene mucho que ver con ello. Las acciones que hemos realizado en el pasado son clave y son las causas principales de estas experiencias.

Buda enseño que las malas acciones o las acciones perjudiciales son la causa principal del sufrimiento y la causa principal de la felicidad son las acciones virtuosas, y por esta razón nos animaba a abandonar con firmeza las acciones dañinas y cultivar las beneficiosas.
Para conseguirlo hemos de ser conscientes de esta ley del karma.

Si con la meditación y con el mindfulness somos capaces de permanecer conscientes del karma, como resultado lo que ocurrirá es que de manera natural querremos evitar las malas acciones y realizar buenas acciones, de forma que nos convertiremos en una buena persona. Además, gracias a ello nuestra felicidad irá aumentando y comprenderemos por propia experiencia la verdad de la ley del karma.



Otro de los buenos resultados de ser consientes del karma en la vida diaria y mantenerlo con mindfulness, es que utilizaremos la oportunidad que ahora tenemos para purificar la mente, es decir para eliminar los potenciales de las acciones o karma negativo que hemos acumulado en el pasado, y esto es uno de los beneficios de tener esta vida humana, porque tenemos la oportunidad de purificar nuestra mente. Por esta razón y por muchas. 

En verdad, toda nuestra práctica de budismo depende de entender esta ley del karma.


Sin entender ni creer en la ley del karma, el resto de las enseñanzas de buda no tienen mucho sentido.

Disfruta de los beneficios de la meditación
meditarabcn.org