martes, 20 de febrero de 2018

¿Sabes las diferencias entre el apego, el deseo y el amor?


¿Qué es el apego?
No es lo mismo que el deseo, nosotros necesitamos deseos, pero no necesitamos apego.
El apego literalmente significa un deseo pegajoso. Hay una “pegajosidad”, o necesidad, o dependencia, centrada en nosotros mismos, que está asociada con el apego. Es como decir: “te necesito a TI para que me hagas a MI feliz” lo que es opuesto a pensar “YO quiero hacerte feliz, a TI” que es en realidad el amor. El apego nos hace más débiles y nos quita la llave de nuestra felicidad, en cambio el amor nos da fortaleza y nos permite estar a cargo de nuestra felicidad.
En el apego, todo es acerca de MI y de lo que YO puedo obtener de ti en cambio en el amor el asunto va sobre lo que yo te puedo dar o hacer por TI.
Hay tres clases o niveles de amor: el amor afectivo, el amor que estima los demás y el amor desiderativo.
El amor afectivo, es cuando nos cae bien alguien y tenemos un sentimiento cálido hacia ellos, como el que siente nuestra madre al vernos, después de estar un tiempo separados, de manera incondicional se deleita sin pensar: “te quiero para que hagas algo por mí”. Si pensamos sobre cuan especial es alguien, lo llegaremos a estimar y lo consideramos especial. Querremos cuidarlo y su felicidad nos importará. Por tanto, cuando estimemos a esta persona, nuestra pregunta será: ¿es ella feliz? La respuesta normalmente es, bueno podría ser muchísimo más feliz, y entonces desearemos que ella tenga lo que necesita, que sea feliz ahora y siempre. Este es el amor desiderativo.

Pero en cambio, el apego, está en contra de manera horrible de todos estos tipos de amor, aunque para nosotros al principio puede ser muy difícil diferenciarlo en nuestras relaciones porque está muy mezclado. Buda es tan bondadoso al explicarnos estas diferencias de manera tan clara.


Podemos aprender a reducir el apego y aumentar el amor en todas nuestras amistades cercanas lo cual nos garantiza una vida con más significado y alegría.

En el libro del ven. Gueshe-la Cómo comprender la mente dice:El apego se define como “ el factor mental perturbador, que observa un objeto contaminado, considera que es una causa de felicidad y lo desea”.
Contaminado, significa teñido por la ignorancia del aferramiento propio. El objeto o persona por el que sentimos apego aparece como real, es decir, que está ahí fuera, independiente de nuestra mente, como si no tuviera nada que ver con nosotros.
El apego cree que la felicidad está fuera, atribuyéndosela a cosas y personas, y se opone a una mente apacible. Ya sea un pastel de crema o una persona, pero lo que vemos no tiene nada que ver con nosotros. Parece como si pudiera darnos la felicidad que deseamos desde su propio lado y como nuestra felicidad está AHÍ, lo necesitamos para lograrlo.
En el caso del apego, los objetos o personas parecen tener este poder para HACERME FELIZ en el caso del enfado parece como si tuvieran el poder para HACERME INFELIZ.

Como se mencionó, el apego o deseo incontrolado no es lo mismo que el deseo. Hay muchos deseos que no son perturbaciones mentales y que debemos cultivar, como por ejemplo el deseo de ayudar a los demás, el deseo de lograr la felicidad pura, incluso el deseo de superar el deseo incontrolado!
Y hay muchos deseos neutros también, como por ejemplo, el deseo de abrir la puerta. Sí elimináramos todos nuestros deseos, ni siquiera podríamos funcionar, se trata de observar QUÉ es lo que deseamos para identificar si ese deseo nos lleva a ser más felices o a sufrir.

Cómo se desarrolla el deseo incontrolado

De una manera muy simple, el apego exagera las cualidades aparentes de un objeto hasta que sentimos que lo necesitamos. Aquí otra definición de Cómo comprender la mente:
Primero percibimos o recordamos un objeto contaminado y sentimos que es atractivo, luego nos fijamos en sus buenas cualidades y las exageramos. Entonces, con una idea exagerada de las mismas, lo consideramos deseable y lo deseamos. Finalmente, nuestro deseo nos une de tal manera al objeto que sentimos como si estuviéramos adheridos o absortos en él. Solo cuando se hayan completado todas estas etapas habremos generado apego.
Esto es muy diferente al amor que no distorsiona el objeto sino que lo reconoce por lo que es, por ejemplo reconoce la bondad de los demás. Nuestras mentes neutras tampoco distorsionan el su objeto. Por ejemplo tú vas al canasto de calcetines para decidir qué calcetines usar hoy, pero no te quedas un montón de horas pensando en ello, a no ser que seas un caso muy triste. Cuando hay apego ha de estar presente una exageración de las cualidades del objeto.
Podemos exagerar a la velocidad del rayo!
La exageración es como la propaganda de una publicidad en nuestra mente. Simplemente conocemos a alguien y pensamos: Oooh! qué bonitos ojos!... Seguro que sería un buen marido…


Que piensas tú de esto?
..........................................................................................................................

TALLER DE MINDFULNESS para amar sin apego.

¡Apúntate aquí! ✎ https://bit.ly/2o3kpqY


☛ SÁBADO  5 MAYO  110:00 a 18:00h


● LUGAR C/ Girona 102, BCN-Eixample 


● Más info: 938 358 077 | info@meditarabcn.org









No hay comentarios:

Publicar un comentario